La Coctelera

LA VIDA ES CUENTO

10 Abril 2014

Desbarajuste

Cenicienta Roja y los siete cerditos se dieron cuenta de que algo iba mal cuando no vieron al lobo feroz por ninguna parte.

servido por Eduardo sin comentarios compártelo

7 Abril 2014

Reencuentro

Después de tres años persiguiéndose, llegaron a conocerse tanto que dejaron de tuitearse y se fueron a un café a tutearse.

servido por Eduardo 1 comentario compártelo

6 Abril 2014

Escribe

Hace una semana, o probablemente dos, hablé por teléfono con F. En un momento dado de la conversación me dijo:

-Escribe.

Y siempre que F me dice o me sugiere algo procuro hacerle caso. Cuánto más cuando me lanza un imperativo sin paliativos.

Y una semana después, o probablemente antes, hablé por teléfono con J. En un momento dado de la conversación me dijo:

-Hace demasiado tiempo que no escribes.

Y es que J, a quien también procuro hacerle caso, no es siempre tan expeditivo como F, pero es igual de convincente.

Y les agradezco que me lo digan, porque a menudo yo también me lo digo, pero a mí procuro hacerme mucho menos caso. Así que he vuelto al blog y me lo he encontrado bastante desangelado y moribundo, lleno de telarañas cibernéticas y con todos los achaques de un blog que se ha convertido en venerable anciano. Pero, renqueante y convaleciente como está, creo que no sería bueno que le atiborrase de repente de palabras, así que me propongo reanimarlo poco a poco, con las pequeñas dosis de microrrelatos de menos de 140 caracteres que últimamente publico en Twitter, con la esperanza de que Calíope vuelva por aquí cada vez más a menudo.

Y gracias a ti por volver y no desesperar... O por volver desesperadamente.

servido por Eduardo sin comentarios compártelo

23 Febrero 2014

Inercia facial

-Tú tienes muy poca inercia facial.

Me lo ha dicho así, sin pensarlo, como quien te dice que tienes cara de sueño. Creo que la sorpresa que se ha dibujado entonces en mi cara al escuchar esa expresión ha tardado más en desaparecer. Y es que P había hecho un comentario ingenioso que me había provocado una sonrisa que ha debido desaparecer de mi rostro demasiado pronto para su gusto.

Y me ha gustado el concepto de "inercia facial", es decir, el tiempo que tarda tu cara en cambiar de expresión una vez que desaparece el estímulo que la produjo. Es lo que ocurre cuando dos amigos se despiden con una sonrisa y echan a andar cada uno en una dirección distinta: ¿cuánto tiempo les dura la sonrisa? Habitualmente tres o cuatro pasos, quizá porque uno empieza a pensar inmediatamente en lo siguiente que tiene que hacer, quizá porque mantener la sonrisa en la cara exige el esfuerzo de varios músculos, quizá porque tenemos un raro pudor a que los demás nos vean sonriendo solos por la calle.

Sin embargo, el dolor y la preocupación tienen una inercia facial más fuerte y tardan bastante más en borrarse de la cara, tal vez porque el estímulo que los produce se queda clavado dentro. Así que agradezco de veras a P que me eche en cara (y nunca mejor dicho) mi poca inercia facial y procuraré entrenarme a partir de hoy para sonreír durante más tiempo, incluso cuando vaya solo por la calle.

servido por Eduardo 4 comentarios compártelo

5 Febrero 2014

La mano de la hormiga

Descubrí los microrrelatos cuando estaba en 2º de BUP (4º de ESO si eres demasiado joven para situarte) gracias a A. T., mi profesor de Literatura (sí, por aquel entonces la Literatura tenía una asignatura para ella solita) que me dejó un libro titulado La mano de la hormiga, una recopilación de cuentos brevérrimos de menos de una página, hecha por Antonio Fernández Ferrer. Los había mejores y peores, claro está, incluso alguno probablemente sobraba, pero el conjunto era fascinante y sobrecogedor.

Pasó el tiempo, acabé convirtiéndome en profesor, empecé a dar Literatura (sí, yo llegué a dar clases de BUP y COU) y traté de transmitir a mis alumnos la pasión por los libros y por los microrrelatos, pero en vano busqué La mano de la hormiga: el libro había prácticamente desaparecido y no encontré ninguna biblioteca que lo tuviera. Cuando llegó Internet (sí, yo di clases antes de que existiese Internet) lo busqué alguna vez, pero con un resultado decepcionante. También volví locos varios años a los Magos, hasta que me di por vencido, aunque para consolarme fui descubriendo un montón de antologías de microrrelatos por Internet y también en papel. Una de las que más he utilizado en clase es la de Dos veces cuento, de Joseluís González: con cierta frecuencia al comienzo o al final de la clase leía algún microrrelato o los aprovechaba para hacer menos tediosos los dictados...

Pero ayer recibí un correo electrónico de J, antiguo alumno (sí, él también ha pasado ya de los treinta), al que, por lo visto, también logré inocularle el virus ("ya sabes que cambié mi rumbo profesional al mundo de la informática, pero aquella semilla que me dejaste, me ha permitido seguir devorando libros y procurar darle un toque más humano al mundo de la tecnología"):

Hola Eduardo,

Tengo desde hace mucho esta dirección tuya y realmente no sé si sigue activa y si esto llegará a alguna parte, pero yo lo intento, si me viene devuelto probaré por otros medios...

Hace unos años intenté encontrar un ejemplar de La mano de la hormiga, aquella antología de microrrelatos que me enseñaste hace tantos años en Los Olmos. Buceé y busqué y no conseguí nada.

Y después me cuenta cómo tras unas cuantas peripecias consiguió encontrar el libro, descatalogado desde hace más de diez años, lo ha editado para la página www.epublibre.org y me manda el enlace para poder "descargártelo y compartirlo" y eso es lo que hago. Espero que lo disfrutes.

servido por Eduardo sin comentarios compártelo

25 Enero 2014

Ahora ya me gusta leer

En Navidad estuve por Madrid y pude quedar y hablar con unos cuantos amigos (no con tantos como me hubiese gustado, claro), pero hubo también algún encuentro inesperado.

Como el tiempo pasa y todos nos vamos haciendo mayores, mi hermano G, a punto de sus cuarenta y para celebrarlos, organizó un fantástico concierto en Segundo Jazz, un local con una personalidad muy particular (según ellos mismos). Como yo era el encargado de grabar el concierto, llegué con cierto margen y mientras saludaba a los pocos conocidos que había por allí se me acercó un tipo joven que debería rondar los 30 y en quien me había fijado al entrar porque su aspecto me recordó al de un profe al que hace tiempo que no veo, pero en seguida me di cuenta de que no era quien yo pensaba. Sin embargo, él sí me había reconocido y me abordó sin mucho preámbulo:

-Tú eres Eduardo Ares, ¿no?

Ante una pregunta-afirmación de ese tipo el cerebro se me suele poner a carburar a toda velocidad para encontrar alguna pista que me facilite la solución del enigma y así evitar quedar como el desconsiderado o el despistado que probablemente soy. Como se me debieron de notar la sorpresa y el esfuerzo memorístico, trató de ayudarme:

-Me diste clase en Los Olmos...

Era una pista, qué duda cabe, pero en Los Olmos di clase durante diez años y pasaron por mis manos unos cuantos cientos de alumnos, así que acabé por rendirme y balbucí avergonzado:

-Pues la verdad es que ahora no caigo en quién eres...

-Soy X.

Y entonces, gracias al poder mágico y evocador que tienen los nombres, empezaron a llegarme algunas imágenes al exhausto cerebro y se fue haciendo poco a poco la luz. Recordé a un chico con más kilos, menos barba y más pelo... Para verificar que mi identificación había sido correcta, no se me ocurrió otra cosa que lanzarle a mi vez una pregunta-afirmación:

-Pero... tú eras un macarra, ¿no? -dije antes de que me diera tiempo a arrepentirme.

No sé por qué "macarra", que es una palabra que creo que no utilizo desde hace mucho, fue la que se me ocurrió para decir que en el aspecto académico dejaba mucho que desear... Y no solo en el aspecto académico: pitillos a escondidas y a no tan escondidas, pellas, quizá alguna respuesta provocadora, pasotismo exagerado...

-Hombre, tampoco tanto... -me respondió sonriente-. La verdad es que sí que andaba un poco despistado.

Y me fue reconstruyendo su historia: le di clase en 2º de Bachillerato y suspendió todas, me recordó que en aquel tiempo yo llevaba una bata (nunca he sabido por qué los de Matemáticas se ponen más la bata que los de Lengua) en la que, en el lugar del nombre, había grabado "Carpe Diem"... Después de aquel año, se fue a otro sitio a hacer un grado medio que tampoco le sirvió de mucho, pero poco a poco se fue dando cuenta de que así no iba a ninguna parte... Desde hace cuatro años trabaja en Correos como cartero y, aunque se está planteando buscar otra cosa porque cada vez hay menos cartas, procura haber bien su trabajo porque considera que es la forma de prestar un buen servicio a los demás.

-Ahora ya me gusta leer -me lo dijo con orgullo y quizá como pidiendo perdón por los disgustos del pasado. Pedro Páramo era uno de los últimos libros que había leído y ahora estaba con Huxley. Se ha convertido en un hombre con inquietudes y sin móvil.

Y es difícil de explicar la alegría que te da encontrarte, o mejor dicho que te encuentre, un alumno doce o trece años después y descubrir que en educación nada se pierde (me gusta imaginarme que, en el fondo, conseguimos meterle la semilla de lectura, aunque tardó en despertar). Además, él no fue allí por casualidad. Una amiga suya le dijo que iba a colaborar con el cajón en un par de canciones en un concierto de Gonzalo Ares...

-¿Gonzalo Ares?... ¿No será el hermano de Eduardo Ares?

-Pues no sé -le había respondido ella-. A lo mejor, porque también vivía en Moratalaz...

Y X había ido al concierto con la "ilusión" de encontrarme. Y eso te deja patidifuso y un tanto avergonzado a la vez que agradecido, porque seguro que tuvimos más de una bronca. Sin embargo, cuando pasa el tiempo, no quedan las broncas, sino el cariño y el agradecimiento y uno sigue aprendiendo mucho de sus antiguos alumnos.

servido por Eduardo sin comentarios compártelo

17 Enero 2014

ABORTO LIBRE!

El otro día, camino de la facultad, me encontré unas cuantas pintadas de "Aborto libre!" y llevo un par de días debatiendo en Twitter con @RebeldeDesertor, a quien aprecio de veras, sobre el tema... Y sé que es asunto espinoso y enconado y que no suelo escribir aquí sobre temas tan controvertidos, pero creo que hoy voy a hacer una excepción.
No pretendo convencerte o hacerte cambiar de opinión (bueno, un poco sí, pero me imagino que es tan imposible como que tú me convenzas a mí). Lo que sí que me gustaría es que hicieras el esfuerzo por comprender por qué hay quienes en pleno siglo XXI se empeñan en oponerse al aborto. Yo comprendo que haya gente que, si piensa que la vida humana no comienza hasta que se nace, considere el aborto como una posible solución a un embarazo no deseado, que defiendan el derecho a la mujer a decidir cuándo ser madre o a decidir si siguen o no adelante con su posible hijo.
Pero imagínate, por un momento, que consideras que la vida humana es un bien inviolable, que estás convencido de que es injusta y abominable la muerte de cualquier ser humano inocente con independencia de su raza, sexo, religión, opción política, clase social, cultura, etc. De hecho, me imagino que para estar de acuerdo en este punto tampoco tienes que imaginar demasiado.
Imagínate ahora que estás convencido de que la vida humana comienza desde el momento en que un óvulo es fecundado por un espermatozoide: si dejas que ese óvulo fecundado, que ya tiene un ADN único e irrepetible, siga el curso normal de los acontecimientos, mucho antes de que te quieras dar cuenta ya habrá un corazón latiendo, un sistema nervioso... Pero es todo un desarrollo, el ser humano no se va fabricando por piezas como un coche: ahora ponemos un corazón, este pie aquí y esta mano allá, el cerebro y listos. Insisto, es un proceso imparable (bueno, por desgracia es parable) que culminará, en circunstancias normales, 70 u 80 años más tarde...
Este segundo punto, el de cuándo comienza realmente la vida humana es mucho más difícil de imaginar, lo sé. Tampoco yo lo he tenido siempre tan claro. No se trata del derecho a ser madre o padre, sino del deber de no dejar de serlo cuando ya se es; y se empieza a ser madre o padre cuando hay un hijo; y empieza a haberlo antes de que se empiece a verlo. El hecho de nacer no me cambia de especie, sigo siendo de la misma especie biológica que un minuto antes de nacer y que un día antes y que una semana y que un mes y que cuatro meses, y que nueve... Sé de casos de gente que ha cambiado de pareja, de ateos que se han convertido y de creyentes que se han hecho ateos, de políticos que han pasado de un partido al otro y viceversa, incluso de madridistas que se han hecho culés y de culés que se han hecho del Madrid. Sin embargo, no conozco ningún caso de que alguien que se opusiese al aborto se haya convertido en un encendido defensor de la postura abortista, pero sí que sé de numerosos casos de abortistas que han dejado de serlo y han puesto todo su empeño en defender la vida del no nacido. En la red es fácil encontrar cientos de vídeos y testimonios al respecto, pero recuerdo cómo me impresionó el escalofriante vídeo del doctor Nathanson, "El grito silencioso", u otro vídeo que se titulaba "Meet the abortion providers" .
Si llegas al convencimiento de que la vida humana no comienza con el nacimiento, sino mucho antes, ¿no harías lo posible por defenderla? Pues eso es lo que les pasa a los que se oponen al aborto.

servido por Eduardo sin comentarios compártelo

8 Enero 2014

Feliz año

Ahora que ya sé que en el 2014 llueve y hace frío y también sale el sol, ahora que han comenzado las clases, ahora que tengo la certeza, a pesar del cambio de año, de que todos los días me sigue costando levantarme cuando suena el despertador, ahora que sigo convencido de que tendría que escribir más a menudo, ahora que ya se fueron los magos y, a parte de los regalos, nos dejaron la normalidad... Ahora, precisamente, quiero desearte feliz año, lleno de temidos lunes y anhelados viernes. Me gustaría hacer algún día una defensa apasionada de los lunes, porque cada vez estoy más convencido de que quienes sufren los días normales y solo añoran el fin de semana, están disgustados la mayor parte del tiempo, que sería casi mejor disfrutar de lunes a jueves y sufrir de viernes a domingo... y de que es mucho mejor disfrutar de lunes a domingo, y otra vez a empezar.

Lo dicho, feliz año, lleno de maravillosos lunes y fantásticos viernes (fin de semana incluido).

Y una poesía para despedir a los Reyes. Esta vez, en lugar de Lope de Vega, Gloria Fuertes:


El camello cojito

(Auto de los Reyes Magos)

El camello se pinchó
con un cardo en el camino
y el mecánico Melchor
le dio vino.

Baltasar fue a repostar
más allá del quinto pino....
E intranquilo el gran Melchor
consultaba su "Longinos".

-¡No llegamos,
no llegamos
y el Santo Parto ha venido!

-Son las doce y tres minutos
y tres reyes se han perdido-.

El camello cojeando
más medio muerto que vivo
va espeluchando su felpa
entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar,
Melchor le dijo al oído:
-Vaya birria de camello
que en Oriente te han vendido.

A la entrada de Belén
al camello le dio hipo.
¡Ay, qué tristeza tan grande
con su belfo y en su hipo!

Se iba cayendo la mirra
a lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empujaba al bicho.

Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban pajarillos-
los tres reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un Hombre
a un Niño recién nacido.

-No quiero oro ni incienso
ni esos tesoros tan fríos,
quiero al camello, le quiero.
Le quiero, repitió el Niño.

A pie vuelven los tres reyes
cabizbajos y afligidos.
Mientras el camello echado
le hace cosquillas al Niño.

 

servido por Eduardo sin comentarios compártelo


Sobre mí

Avatar de Eduardo

LA VIDA ES CUENTO

Madrid, España
ver perfil »
contacto »
@Edu_Ares -- Me llamo Eduardo Ares, soy filólogo clásico, narrador oral escénico y me he dedicado 17 maravillosos años a la enseñanza: diez en Los Olmos, tres en el IES Valdebernardo y cuatro en el IES Anselmo Lorenzo... Pero la vida es cuento y ahora mismo he pedido una excedencia para emprender una nueva aventura vital... Este blog nació en mayo de 2006, cuando me estaba preparando el examen de las oposiciones de Lengua Castellana y Literatura y últimamente va un tanto a trompicones, como a veces les pasa a los cuentos y a la vida.

Fotos

Eduardo Ares todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera